Windcatcher ¿El barco más ecológico no tripulado que podría existir?

Es una realidad que el cambio climático, no sólo existe sino que ya nos acecha. Por otro lado, los avances tecnológicos y los enfoques hacia el medio ambiente crecen a pasos, afortunadamente, gigantes.



Featured image

Uno de estos avances que podríamos ver en los próximos años es uno de los, tal vez, más impactantes vistos: el Windcatcher. Un inmenso barco en alta mar que podría establecerse para cambiar radicalmente la generación de energía eólica, dice uno de sus inventores.

Y cuando dicen inmenso, hablan de más grande que la torre Eiffel o 4 veces la altura del obelisco de Buenos Aires. El Windcatcher, está planeado para ser de más de 300 metros de alto.

No conformes con la actual tecnología de energía eólica, los tan conocidos molinos de viento, cuya eficiencia en tierra está comprobada, estos innovadores noruegos se lanzaron a idear nuevas opciones para saber si realmente era la mejor forma y más eficiente vía para generar energía de esta fuente inagotable que es el viento.

Pero, ¿cómo cambiar algo que está funcionando bien? A eso se le llama innovación.

Basándose en las construcciones de las plataformas petroleras en los océanos, decidieron construir una superficie flotante similar para sus diseños de turbinas.

El único inconveniente con este proyecto, y con casi cualquier proyecto de energías renovables, es la inversión. La producción de energía solar es discontinua a lo largo del día y reducida en los meses invernales y las hidroeléctricas alteran los ecosistemas locales.

Incluso los convencionales molinos de viento no son económicos, requieren un estudio demográfico y por su parte, la construcción y mantenimiento de granjas eólicas en superficie acuática, además de costosa, resulta desafiante. En este último punto, Windcatcher lleva la ventaja.

Para realizar operaciones en las granjas acuáticas de molinos de viento se necesitan buques equipados con grúas, para así poder solucionar, de a un molino por vez, los posibles problemas, lo que aumenta mucho su valor de mantenimiento.

Los noruegos en cambio, planean instalar en su mega estructura, donde se encontrarán todas las turbinas a la vez, ascensores, llegando con mayor facilidad a todos ellos y abaratando los costos de reparación.

Basándose en que para los molinos, el costo y peso aumenta con el radio^3 pero la energía producida con el radio^2, llegaron a su innovadora forma donde, no sólo agruparon las turbinas en una sola estructura, sino que las volvieron más pequeña__s. Los científicos cuentan que al hacerlas de menor tamaño la producción energética no es menor ya que al tener menor superficie de contacto, los efectos de resistencia son menores.**

Por otro lado, los remolinos que genera en el viento una turbina, produce que la turbina contigua pueda sacar más provecho de la energía cinética que carga el viento, en un fenómeno de volver más turbulento al parcial flujo laminar del fluido gaseoso, volviendo así más eficiente la transferencia de energía desde el viento a la turbina.

Por si fuera poca la preocupación por el medio ambiente, planean estudiar el comportamiento de las aves con el objetivo de evitar lastimar a los plumíferos o alterarles su ecosistema. Premio Nobel de ciencia y de la paz para los noruegos 🙋‍♂️.

Aunque los planos y diseños son impresionantes, aún faltan muchos ensayos, pruebas, escalados, resultados y análisis para poder ver estas inmensas construcciones en las costas. Aún así, están confiados y afirman que si todo va según lo planeado el Windcatcher debería estar listo para la construcción en algún momento del próximo año, y podríamos ver la estructura colosal en el océano para 2023 o 2024.

En conclusión, de ser un éxito este modelo de muchas turbinas pequeñas agrupadas, quien dice que no se incorporará y aplicará a nuevas estructuras o terrenos como las ciudades donde resulta imposible y casi anecdótico construir un molino de viento en algún techo de un edificio. En un futuro tal vez veamos esta tecnología aplicada en los carteles publicitarios de la ruta o en tantos que inundan la vista en las ciudades capitales. ¿Ustedes qué opinan?




También te puede interesar


Marco Sottile

Autor

Marco Sottile

Licenciado en Biotecnología y Biología Molecular